Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De Tadeo Mallach a Bob Voulgaris

Más de 40 representantes de la sociedad castellonense han ejercido de presidentes del CD Castellón con mejor o peor suerte

En imagen, Domingo Tárrega, presidente de la entidad entre los años 1985 y 1995.

Más de 40 hombres han regido los destinos del CD Castellón en sus cien años de historia. Guiados por su amor a unos colores, han sido distintos representantes de la sociedad los que han ido sucediéndose en el cargo de presidente hasta la fecha, completando sus etapas con mayor o menor fortuna y con mejor o peor criterio en el plano deportivo y también en el de gestión. 

Aunque presidir una entidad deportiva como el CD Castellón pueda parecer la panacea por el reconocimiento social que va adherido al propio cargo, lo cierto es que en muchas ocasiones aquellos que lideraron al club desde las oficinas echaron mano de sus propios recursos económicos para sacar a la entidad de situaciones de lo más comprometidas y evitar de ese modo una desaparición que en muchas ocasiones llegó a parecer una muerte anunciada. 

Hubo presidentes longevos, que llegaron a repetir en el cargo hasta en tres etapas diferentes, y otros más fugaces; gestiones controvertidas y marcadas por la polémica, y otras mucho más brillantes que llevaron al equipo a saborear las mieles de la Primera División. Lamentablemente, también hubo quien quiso hacer negocio a costa de la entidad, pero esos capítulos de infausto recuerdo se dilucidarán en los juzgados.

Desde Tadeo Mallach, que fue el presidente fundacional del CD Castellón --presidió el club entre 1922 y 1924-- hasta el recién llegado Bob Voulgaris, quien ha cogido las riendas de la entidad de la capital de la Plana justo el día que se celebrara el centenario del club, han sido muchos los dirigentes al frente de esta histórica entidad deportiva de Castelló.

Imagen de Tadeo Mallach, el que fuera el primer presidente del CD Castellón.

En el recuerdo de todos los aficionados albinegros perduran los nombres de Juan Bautista Traver (1929-30, 1939-43, 1944-47 y 1949-50), Emilio Fabregat (1967-77), Antonio Sales (1977-83), Domingo Tárrega (1985-1995) y Antonio Bonet (1998-2005), como algunos de los presidentes con más solera del Castellón, pero los orelluts tampoco olvidarán al malogrado José Laparra (2005-2011) por la nefasta gestión de Castellnou 2005 SL, que dejó casi morir al club tras cogerlo en Segunda División, ni las rocambolescas aventuras de Fernando Miralles o David Cruz.

Cambio de poderes. Bonet vendió sus acciones a Castellnou 2005 SL.

Justo en el momento en el que Cruz estaba enrocado en el cargo de un club que iba a la deriva apareció Capital Albinegro --formado por Vicente Montesinos, Pablo Hernández y Ángel Dealbert-- para salvarlo. Aportaron su experiencia, gestión y patrimonio, y estuvieron cinco años al frente, con el empresario como principal cabeza visible. Justo este 2022, y pensando en un futuro mejor, vendieron sus acciones a Bob Voulgaris.

Montesinos se despidió del CD Castellón en la Gala del Centenario. ANDREU ESTEBAN

Juan Bautista Traver: el ‘presidentet’ de Primera


Hablar de Juan Bautista Traver Tomás es hacerlo de uno de los presidentes más relevantes y longevos en la historia del CD Castellón. Presidió el club en cuatro temporadas distintas (1929/30, 1939/43, 1944/47 y 1949/50), lo salvó de la desaparición y con él en el palco se vivieron algunos de los momentos más brillantes, como el primer ascenso a Primera División.


Aunque era conocido como el presidentet por su menuda estatura, eso no le impedía tener importantes dotes de mando. Era ayudante superior de primera clase de Obras Públicas y, gracias a ello, tenía importantes contactos entre las autoridades del momento, por lo que contaba con el apoyo de las mismas y con el reconocimiento de la sociedad castellonense. Su pasión por la ciudad y por todo lo que llevaba el nombre de Castellón le llevó a asumir el cargo de presidente en los años 40 con una ilusión que trasladó a toda su familia, sobre todo a sus dos hijas, Rosita y María Dolores, a las que desde bien pequeñas se llevaba al fútbol.


Su labor incondicional le llevó a sumar otro título de campeón regional al Castellón y lo ascendió de Tercera a Segunda en su primera campaña al frente de la entidad. Luego estuvo alrededor de 12 años fuera del club, pero al finalizar la Guerra Civil fue reclamado por el entonces titular de la Federación Valenciana, Antonio Cotanda, para reorganizar el desaparecido Castellón en 1939 y formar parte de una novedosa Segunda que aunaba a clubs de toda España.


Elegido por la Federación


En un primer momento se mostró reacio porque la salud ya le empezaba a jugar alguna que otra mala pasada, pero tal fue la insistencia por parte del ente federativo que acabó aceptando. Cotanda consideraba que era la persona idónea para coger las riendas del club y así fue. Corría el año 1939 y ese verano el equipo volvió a competir. Aquellas fueron las bases sobre las que se asentó la plantilla que conseguiría, al finalizar aquella la 1940/41, el primer ascenso a Primera, categoría en la que de manera ininterrumpida se mantendría el equipo seis temporadas consecutivas. 


Inauguración de Castalia


Bajo el mandato de Traver también se vivió en lo deportivo un descenso a Segunda (1946/47) y otro a Tercera División (1949/50), y se dio un paso al frente en la estabilidad y crecimiento del club al inaugurarse el Estadio Castalia en 1945.


Su contribución no acabaría aquí ya que, años después y tras haber abandonado de nuevo la entidad de la capital de la Plana, se requirió de nuevo su apoyo en otro momento de máxima dificultad y su albinegrismo le llevó de nuevo a ponerse al frente aunque no con demasiada suerte. Algo que no empañaría su trayectoria en el Castellón.




* yolanda peris, biznieta de traver

Compartir el artículo

stats