Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CD CASTELLÓN

La opinión de José Luis Lizarraga | ¿Por qué Bob compró el CD Castellón?

El empresario canadiense no cayó en Castalia por casualidad sino por motivos objetivos y muy estudiados

Bob Voulgaris, máximo accionista y presidente del CD Castellón.

La planificación deportiva del CD Castellón en Segunda División fue propia de una estructura poco profesional. Al club le llegó demasiado rápido el ascenso con un organigrama que no estaba preparado para la alta exigencia de LaLiga. Luego, la batalla interna de egos tampoco ayudó. Las cuitas internas llevaron al club al fracaso. Precisamente, la primera tarea de Bob Voulgaris, con su equipo integrado por Robin Taylor, Richard Bentley y Dave Reddin, es formar un organigrama profesional para que el ascenso no sea un salto al vacío y se haga en tierra firme. Doy fe que lo están trabajando.

Sin pandemia no se hubiera descendido

No obstante, siempre me ha rondado por la cabeza que en una temporada normal, sin la pandemia del covid, y con las gradas de Castalia pobladas de la fiel afición albinegra, el CD Castellón no hubiera descendido. No se hubieran escapado tantos puntos. El equipo perdió a uno de sus mejores activos: su afición.

Muchos se preguntan todavía el porqué Bob Voulgaris decidió compra el CD Castellón, cuando tenía opciones de adquirir otros clubs de Segunda División. Alternativas para instalar su proyecto en el fútbol profesinal tenía varias y también en otras ligas. No cayó en nuestra tierra por casualidad, ni porque tengamos las mejores playas de la Comunitat Valenciana, un clima espectacular o nuestra provincia albergue paisajes y pueblos impresionantes, amén de su rica y variada gastronomía. Es cierto soy un enamorado de la millor terreta del món y, seguramente, con una primitiva millonaria yo me hubiera lanzado a comprarlo, pero Bob no aterrizó en Castalia por ninguna de las anteriores premisas. La elección se formuló por criterios más objetivos que no tienen nada que ver con nuestro sentimiento por nuestra tierra o nuestros símbolos.

El talón en blanco de la afición

Uno de ellos fue la gestión de Vicente Montesinos, que con su modestia dejó el club en una situación no idónea, pero si aceptable y que garantizaba, con una inversión relativamente menor que comprar una plaza en LaLiga, tener a medio plazo un club en el fútbol profesional. Digo a medio plazo porque siempre ha tenido los pies en el suelo y nunca ha vendido humo respecto a un ascenso inmediato. Pero el más importante, fue la pasión que observaba en la grada de Castalia pese a que la marcha deportiva del equipo no era buena. Bob, y su equipo, siempre han confesado que la cultura futbolera del Castellón le recordaba mucho a la de la Premier League. Y se lanzó a comprar un club histórico y con solera, aunque venido a menos por gestiones indignas como las de Blasco y cia o David Cruz entre otros. Sentimiento Albinegro sigue peleando por la justicia para el Castellón.

En su plan no entraba un ascenso rápido, más cuando llegaron en julio. Pero van a poner todo de su parte para que se logre este año. Y una parte importante de que el barco albinegro llegue a Segunda son ustedes, la fiel afición albinegra. El camino, como les he ido contando, es y será duro. Antes les decía que con Castalia lleno no se hubiera descendido. Ahora les digo que con el estadio en ebullición será menos difícil el ascenso. Bob quiere llenar las gradas y que los 12.500 abonados den un empujón. No se conforma con 9.000. Y tiene toda la razón. El sábado, ante otro histórico como el Murcia, se necesitará el calor de Castalia y el récord de asistencia de la temporada. Robin Taylor sigue trabajando para transportar la cultura de la previa de los partidos de Inglaterra y convertir el estadio en una fiesta. El Castellón os necesita más que nunca porque esta 1ª Federación se le queda corta.

Compartir el artículo

stats