En su exitoso estreno como entrenador del Castellón en el Estadio Castalia, Albert Rudé estaba «contento por la victoria, porque, tras por los resultados de ayer [el sábado no ganó ni Eldense, ni Real Sociedad B, ni Real Murcia...], nos ponemos a tiro del primero, es el objetivo que buscamos», arrancó. «El resultados es bueno para el vestuario y para nosotros, el cuerpo técnico, pero necesitamos seguir trabajando, porque ha habido tramos buenos y otros no tanto, aunque siempre es mejor trabajar desde una victoria», matizó.

«En la primera parte hemos llevado más el peso, aunque, como ante Osasuna Promesas, henos perdido el balón muy rápido tras haberlo recuperado», comentó. «En la segunda hemos intentado meter más gente arriba, para tratar de salir más a la contra: no sé cuantas hemos tenido, pero si hubiésemos materializado alguna, o el penalti, la dinámica del final de partido hubiese sido muy diferente», admitió.

Rudé pide tiempo: «Ya me gustaría a mí llegar, hacer un click y jugar como uno quiere transmitir, pero estamos en una fase de transición, lo cual no quiere decir que no podemos competir». «Competir depende de que estemos focalizando lo que queremos y estar juntos para conseguir nuestra identidad, que nos ayudará a llevar los partidos de otra manera», ahondó.

Lo que menos le gustó... y lo que más

En el debe, lo que menos le había gustado, «las pérdidas de balón, que no permitían jugar a nivel posicional, con lo que el partido era de ida y vuelta, con lo que el rival se sentía más cómodo». Y entre lo que más, el público: Es un ambiente de fútbol». «La gente ha ayudado mucho al equipo, incluso cuando el equipo lo pasaba mal o el rival te podía empatar», refrendó.

El análisis de Albert Rudé sobre el 1-0 del Castellón al Cornellà. ERIK PRADAS

El arbitraje

El técnico del Castellón compareció en la la de prensa muy poco después de que su homólogo del Cornellà, Gonzalo Riutort, se quejase del arbitraje. «No entro en esos temas», zanjó.