Primera RFEF

CD Castellón | La pesadilla de los penaltis

El cero de cinco del Castellón desde los 11 metros es una anomalía que no tiene precedentes | Cuatro lanzadores, mismo lado y ningún acierto

Sergio Moyita coloca la pelota en el punto de penalti de El Collao, en la cita del domingo contra el Alcoyano.

Sergio Moyita coloca la pelota en el punto de penalti de El Collao, en la cita del domingo contra el Alcoyano. / CD Castellón

Enrique Ballester

Enrique Ballester

El Castellón ha lanzado cinco penaltis esta temporada y no ha marcado ninguno. Por mucho que se repita el dato, la perplejidad permanece. El equipo más goleador de la categoría tiene su talón de Aquiles en una suerte a priori favorable. Hasta el pasado domingo en El Collao, la pesadilla de los penaltis había asomado sin consecuencias clasificatorias, porque el Castellón siempre había ganado, pero el fallo ante el Alcoyano se agravó por el resultado.

Con 0-0 en el marcador y en el ecuador de la primera parte, Moyita chutó y Valens repelió el penalti. Fue la segunda pena máxima fallada por Moyita, que había hecho lo propio en la eliminatoria de Copa contra el Real Oviedo. En ambos casos, lanzó a la izquierda del portero. Al mismo lado fueron los tiros de Cristian (jornada 8 contra el Ceuta), De Miguel (jornada 13 contra el Atlético Baleares) y Medunjanin (jornada 17 contra el Real Murcia). Cuatro lanzadores, mismo lado y ningún acierto.

Sin acierto.

Sin acierto. / Mediterráneo

Viene de lejos

El problema del Castellón con los penaltis se ha acentuado esta temporada, pero no es nuevo. Viene de lejos. El conjunto albinegro, que con la derrota en Alcoi vio cómo se acercaban sus perseguidores a cuatro (Ibiza), seis (Córdoba, próximo rival) y ocho puntos (Málaga), solo ha marcado dos de los últimos 11 penaltis que le han señalado a favor. La pasada temporada se cerró con el fallo de Pablo Hernández contra el Deportivo de la Coruña en el play-off. También hubo errores de Dani Romera y Cristian. Los únicos que marcaron fueron el propio Pablo (Real Murcia) y Giorgi Kochorashvili (Calahorra). El escaso porcentaje de éxito es una llamativa anomalía estadística.

De hecho, según apunta Guillermo Viciano (CDCS Stats), los modelos estadísticos reflejan que alrededor del 76% de los penaltis acaban en gol. El cero del Castellón no tiene precedentes. El récord asomaba en el año 1960, cuando se fallaron cuatro.

En la última década ha habido más dolor que alegría desde los 11 metros. El Castellón cayó en varios play-offs en tandas de penaltis (Haro, 2015; Gavà, 2016 y Logroñés, 2020). El consuelo del formato de la Primera RFEF es que no habrá tandas en las eliminatorias. En caso de empate tras la prórroga, prevalece la clasificación de la Liga regular. 

Suscríbete para seguir leyendo