PRESENTACIÓN

Congreso Qualicer: una torre de Babel para aportar claves para la reinvención de la cerámica

Todo está listo para este evento de alcance mundial, que se celebrará en plenas fiestas de la Magdalena

Momento de la presentación del congreso Qualicer 2024.

Momento de la presentación del congreso Qualicer 2024. / Mediterráneo

Bartomeu Roig

Bartomeu Roig

Un espacio de reflexión sobre el futuro, y con la finalidad de encontrar respuestas a numerosos desafíos. Este será el eje principal de la nueva edición del congreso de la calidad cerámica, Qualicer, que se desarrolla los días 5 y 6 de marzo, considerado como uno de los principales foros mundiales dedicados al azulejo, y con sede en Castellón.

La copresidenta del evento, y máxima responsable de la Cámara de Comercio, María Dolores Guillamón, habló de «las aportaciones que se harán sobre innovación y sostenibilidad», al tiempo que expresó «el trabajo conjunto que se dará a conocer por mejorar la calidad y ser útiles a la industria». El otro copresidente, Juan Vicente Bono, detalló que habrá asistentes de 12 países diferentes, «y gente de todos los continentes». Toda una torre de Babel. A lo largo de dos días habrá 54 ponencias, nueve sesiones destacadas, siete mesas de debate y dos conferencias magistrales.

A los desafíos sobre la energía o los nuevos mercados de la cerámica se unirán nuevos contenidos, llamados a fomentar la reinvención de la industria, como «la inteligencia artificial, que cara al futuro será necesaria para todo el clúster, que es una tecnología incipiente y hay que buscar la coordinación técnica», mencionó Bono, quien también es el presidente del Instituto de Tecnología Cerámica (ITC). Institución que trabajará, dijo, para que el sector dé este salto.

Ponentes en la presentación del congreso Qualicer.

Ponentes en la presentación del congreso Qualicer. / Mediterráneo

Participación

El diputado provincial de Promoción Cerámica. Vicente Pallarés, destacó la cualidad que tiene Qualicer de «divulgar los avances y reivindicar las ventajas de la cerámica frente a otros recubrimientos industriales». Auguró que Qualicer 2024 «volverá a ser un éxito de participación» y una forma de dar a conocer las cualidades de los fabricantes españoles, «que son sinónimo de Castellón, un territorio que no solo produce mucho, sino que lo hace mejor que nadie».

"La resiliencia la inventó la cerámica"

El director general de Industria de la Generalitat, Manuel Rosalén, apeló a la cualidad de este congreso «como gran herramienta para compartir soluciones», y llegó a afirmar que el concepto de resiliencia «lo inventó el sector cerámico, ya que lleva 20 años de reinvención constante para reducir emisiones». Habló del trabajo del ITC, con apartados como la planta hipocarbónica, en la que se analizan las principales alternativas al gas natural. Destacó que en el 2023, el centro ha contado con 3,7 millones de euros.

Por otro lado, la alcaldesa de Castelló, Begoña Carrasco, mencionó la coincidencia del congreso con las fiestas de la Magdalena, «una oportunidad para que los asistentes conozcan la cultura y las tradiciones de la ciudad», así como su ruta cerámica. Otros alcaldes, como los de Almassora (María Tormo) o l’Alcora (Samuel Falomir) acudieron a la presentación, junto a una amplia representación de todas las variantes del clúster provincial.

La presentación se desarrolló en la Cámara de Comercio de Castellón.

La presentación se desarrolló en la Cámara de Comercio de Castellón. / Mediterráneo

La preocupación de Begoña Carrasco

La difícil coyuntura del sector no pasó de largo en las intervenciones de la presentación de Qualicer. La alcaldesa de Castelló, Begoña Carrasco, dijo que se encuentran «preocupados y comprometidos con el modus vivendi de la provincia», y comentó que este sector «es historia y presente, y queremos que sea futuro». Además, apeló a la nueva subdelegada del Gobierno en Castellón, Antonia García Valls, presente en el acto, de la que dijo esperar «que sea aliada para que nos tomen en serio, y no solo nos escuchen», porque «necesitamos apoyo y no limosnas».