Los representantes de algunas celebraciones locales, sobre todo de las Fallas y de las fiestas de la Sagrada Familia, se unieron ayer a los organizadores de las fiestas patronales de Sant Vicent en la primera jornada religiosa de la semana con la misa y la ofrenda floral a la Mare de Déu de l´Asumpció, en la víspera del día grande de hoy.

Según explicó el presidente de la comisión de fiestas, David Guzmán, los actos religiosos "tienen una gran respuesta por parte de todos los vecinos", aunque aseguró que el acto más multitudinario es la procesión que se realizará esta tarde. Guzmán dijo que "desde que se decidió que la procesión fuera por delante del Ayuntamiento se ha conseguido que pase de ser una procesión de barrio para ser de todo el pueblo".

A lo largo del todo el día cientos de vecinos se dieron cita en la Fira de Sant Vicent, que este año ronda los 200 expositores y que ha ampliado el recinto para dar cabida a todas las firmas comerciales que quieren estar presentes. El rincón que más ha despertado el interés de los vecinos ha sido precisamente una de las novedades: la muestra gastronómica y el Mesón del Vino, sitos en la calle Escultor Marco.

Fernando Gomis, su coordinador, aseguró que "si el mesón del vino tiene una buena respuesta, se repetirá la experiencia". Por el momento queda la jornada del día grande para comprobar si los vecinos acogen esta iniciativa masivamente.

Las personas que han paseado por la feria durante este fin de semana han podido visitar exposiciones taurinas, entre las que destacan la de los taxidermistas José Vicente Salvador y José Ros, así como una muestra de la peña de fútbol Cervantes, que cumple su 50° aniversario. Otra novedad muy bien acogida ha sido la muestra de vehículos antiguos, que despierta el interés por el automovilismo de época.

Por la noche, los miembros de la comisión y numerosos simpatizantes, participaron en el baile en honor de la reina de las fiestas, Társila Castañer, y su corte.