Superar los 30.000 habitantes le supondrá a Burriana un aumento considerable de los servicios. Daba la impresión de que Burriana se había adecuado a un techo de ciudadanía y los servicios eran los adecuados. Sin embargo, desde 1999 hasta la fecha nos hemos visto desbordados. La mayor parte de este aumento corresponde a inmigrantes, y eso supone realizar un plan de trabajo de futuro en servicios sociales, educación o sanidad. Estos inmigrantes han supuesto un mercado inmobiliario de viviendas de segunda mano muy importante, de hecho han sido muchas las inmobiliarias que en este periodo de tiempo se han instalado en Burriana.

Otro de los aspectos a señalar es la calidad de vida que ofrece esta población, gente que viene de fuera y busca la vivienda en las nuevas avenidas o en la zona marítima.

Preparar la ciudad y contar con los servicios necesarios será una tarea difícil dado que este aumento de población ha cogido por sorpresa a los gobernantes.