Alrededor de un centenar de madres y padres de alumnos del colegio público de Onda Mestre Caballero decidieron ayer que no llevarán a sus hijos a la escuela si no se pone en marcha inmediatamente la calefacción, según explicó la vicepresidenta de la Asociación de Padres de Alumnos (APA), Loli Peña.

Las madres se dirigieron al Ayuntamiento para pedir explicaciones al alcalde, Enrique Navarro, tras la visita a la Dirección Territorial y recibir la respuesta, por parte de la Administración, de que la adecuación del edificio, que presenta numerosas deficiencias según el APA, corresponde al Ayuntamiento. Peña dijo que "el alcalde se ha comprometido a mediar entre la Conselleria y el colegio para que se ponga en marcha la calefacción que está instalada y comprobada, sólo faltan trámites administrativos".

El plazo que se han marcado es lo que resta de semana para que se subsane esa deficiencia, aunque no es la única, tal y como informó ayer Mediterráneo. Los afectados celebraron el pasado martes una reunión en el centro escolar, a la que citaron a la Conselleria, y "no asistió ningún representante", según el APA. Ahora, confían en que se les atienda, aseguraron.

La obra inacabada no ha sido recibida por el Ayuntamiento, con lo cual no puede realizar el mantenimiento de las instalaciones, que sólo serán competencia municipal cuando se efectúe la entrega, según los padres.

Por otra parte, fuentes de la Conselleria de Educación no quisieron valorar ayer la situación creada en el colegio.