Los vecinos de Burriana se han visto gratamente sorprendidos durante los últimos días, al comprobar como un muro de hormigón del río Anna se ha convertido en un elemento decorativo, que ofrece una impronta a la entrada a la ciudad, tras ser revestido con material cerámico.

Se trata de un mosaico en tonos azules, que dibuja unas ondas marinas, emulando el eslogan turístico de la ciudad, Burriana la teua mar. Estéticamente se aproxima a muchos detalles de corte modernista presentes en varias fachadas de principios del siglo pasado, en que se empleaban trozos de material cerámico para adornar exteriores.

El alcalde, Alfonso Ferrada, explicó que este diseño responde a "un intento de dotar a la ciudad de un sello con marca propia, vinculado a un pasado modernista, fácilmente reconocible y que, nada más verlo, se identifique con Burriana".

Actualmente ya hay varias muestras de este estilo en la rotonda urbana de la variante o en la plaza creada en la intersección entre las calles San Serapio y Beata Mariana.

ETAPAS Por el momento, la empresa encargada de los trabajos, Creaciones Martor, S. L., ha revestido todo el tramo del muro contiguo a la plaza de la Feria, y un tramo de la avenida 16 de Juliol. No obstante, Ferrada declaró que, a través de los presupuestos del próximo año, "el compromiso es continuar con el resto de la avenida 16 de Juliol, y en el otro margen del río, a lo largo de las avenidas Juan Bautista Sanmartín, Ronda Poeta Calzada y Músico Ibáñez".

Asimismo, también se proyecta rematar la entrada por el puente de la calle Mayor con unas figuras de tres metros de alto, también de material cerámico, a modo de flama.