El concejal de Hacienda, Juan Cantavella, explicó que el Ayuntamiento de Almassora se comunicará con el edificio de la biblioteca a través de la sala de juntas. Allí se pretende trasladar el área de urbanismo municipal para dejar más espacio y descongestionar la instalación principal. Así, se pretende contar con más metros cuadrados para los distintos servicios públicos.

Por otra parte, el organigrama municipal también plantea la creación, en el ámbito económico, de un área ejecutiva y una de sanciones que se encargarán de tramitar expedientes sancionadores y el cobro. También habrá un departamento de informática.