La excesiva velocidad a la que circulan los coches por la avenida Boqueras de Almassora ha obligado al consistorio a tener que volver a instalar pasos de peatones resaltados en distintos puntos del vial. Así lo anunció ayer el concejal de Urbanismo, Enrique Brisach, quien explicó que esta medida se ha tenido que tomar en atención a las quejas de los vecinos de la zona.

El presidente de la asociación de vecinos, Santiago Moreno, confirmó ayer a Mediterráneo que, a pesar de la remodelación de la calle, que pasó a tener un solo carril de circulación por cada sentido, "la velocidad de los vehículos es excesiva y no se respetan los pasos de cebra que hay por toda la avenida".

Los cuatro badenes previstos se van a construir entre las calles Pino y Moncofa --uno en cada sentido--; a la altura del cruce con la calle Morella; delante de la vivienda número 381 y en la confluencia de la calle del instituto. El edil popular recordó que la calle ya tenía este tipo de badenes, que se quitaron al llevar a cabo las obras de remodelación, que dotaron de aceras más anchas y zonas de aparcamiento a la calle, con la eliminación de un carril de la circulación. "Pero, no ha habrá más remedio que volver a instalar este tipo de elementos para disuadir en la reducción la velocidad", dijo.

Además, está previsto que se trasladen algunos pasos de cebra que en estos momentos quedan interrumpidos por el muro que cruza el vial, como el que da acceso al local social, ubicado en la continuación de la calle Francisco Pizarro del grupo Corell. "La gente mayor que quiere ir a la sede social tiene dificultades para subir el muro", indicó el presidente. Por eso, "hemos pedido que se traslade unos metros con el fin de evitar esta barrera. Es una medida más sencilla que cortarlo", añadió.

Otra petición vecinal es la instalación de bancos en toda la avenida. "Vamos a llevar a cabo una actuación para colocar un total de 22 bancos en este vial y también en la calle Vora Riu de la costa", concluyó el concejal de Urbanismo.