El reglamento festivo se debatirá en el congreso de fiestas locales que la delegación del área tiene previsto realizar en el Auditori Municipal a principios del año que viene, en el mes de enero o de febrero.

Así, "se retomarán los debates iniciados hace cinco años con el congreso en el ámbito de la Comunidad Valenciana que acogió Vila-real, pero ahora aplicándolo estrictamente a nuestras fiestas patronales", explicó el concejal Ignasi Clausell.

El reglamento redactado desde la concejalía de Fiestas se encuentra todavía en fase de borrador, aunque ya se ha abordado desde la Comisión de Bienestar Social y la Junta de Portavoces. El congreso se convertiría en el marco idóneo donde elaborar un texto definitivo "introduciendo las modificaciones que se consideren oportunas", tal como apunta el propio Clausell.

El concejal de Fiestas tiene previsto invitar al debate a los representantes de peñas, asociaciones culturales y deportivas, partidos políticos y también entidades vecinales "para que sea una reflexión general sobre nuestras celebraciones".

Al margen de concretar el reglamento, se pretende fijar cuál el modelo festivo que se quiere para la ciudad, analizando desde el contenido de los actos al calendario de días en que deberían desarrollarse los festejos.

Clausell insistió también en que el objetivo último de todas estas acciones es implicar más a la ciudadanía en la fiesta.

Por ello, a partir de ahora, un representante de la junta de fiestas trasladará al Consell de Participació Ciutadana las iniciativas que surjan en torno a las fiestas de Vila-real. La primera de estas citas con el Consell tendrá lugar el próximo día 15 de julio, en el que el ente ciudadano celebra una sesión plenaria.

Clausell también confirmó que se paraliza todo trámite en torno al reglamento festivo hasta que no pase a debatirse en el congreso del 2005.