Hace un mes y medio, se desprendió parte del muro de la calle Font Nova, que da al barranco de San Vicente. Desde el consistorio se ha presentado ahora un proyecto para renovar la zona. Mientras tanto, la calle continúa cortada al tráfico porque existe el peligro que se derrumben otros tramos.

El pasado 24 de junio, el asfaltado de la calle Canterers de L´Alcora se desplomó, arrastrando con ello coches aparcados en este vial hasta el solar de las obras colindantes. Ahora, se ha abierto al tráfico, pero en la zona donde se produjo el suceso se prohíbe aparcar.

Finalmente, el Ayuntamiento precintó y valló la semana pasada la casa de la calle San Francisco número 7, que amenaza ruina. Su interior ya tuvo que ser apuntalado. Ahora se reclama que se arregle el edificio.