Las reglas que dan los estudiosos del Derecho Canónico es que la propiedad de las campanas pertenece a la persona jurídica a la que se donan. No obstante, por la bendición o consagración episcopal se convierten en objetos eclesiásticos destinados, especialmente, al culto sagrado. Aunque también se conocen otros usos de tipo civil. H. G.