Un estudio encargado por el Consell Agrari Municipal a una comisión de expertos ha determinado que, de las más de 1.000 hanegadas del término de la Vall d´Uixó afectadas por la protección paisajística, unas 300 podrían descatalogarse.

Esta conclusión ha recibido el apoyo del concejal de Agricultura, José Rubio, quien informó que justo dicha superficie supone un 1% de la superficie de regadío y un 0,4% del término municipal cultivable. "La idea es solicitar la desprotección de puntos concretos dentro de toda el área donde se ha prohibido el cultivo citrícola, con el objetivo de intentar incentivar la agricultura", declaró Rubio.

Además, el edil reconoció que "no todas las 300 hanegadas van a poder ser reconvertibles a cultivos citrícolas, ya que en algunas de ellas los informes de impacto ambiental podrían resultar negativos, dadas sus características".

Así pues, la investigación del Consell Agrari, órgano consultivo de la concejalía de Agricultura, será remitida en esta siguiente fase al Foro de la Agenda 21 de la Vall d´Uixó para que lo estudien las mesas implicadas.

Al mismo tiempo, se enviará a la concejalía de Urbanismo y Ordenación Territorial para que se preparen los informes con el fin de preparar la solicitud formal de desprotección a la Administración autonómica.

Cabe recordar que hace varios años la Generalitat Valenciana declaró buena parte del municipio como zona de protección paisajística, por la que se prohibía el cultivo, especialmente de cítricos, en determinados puntos. Ahora, la citada comisión ha detectado que en toda la zona protegida inicialmente se han considerado tres tipos de fincas: las que ya tienen cultivos de carácter citrícola, las que son de secano con posibilidad de ser productivas, y las consideradas montañosas o no cultivables.

La protección paisajística afecta en un prinicipio a los polígonos 7, 8, 9, 11 y 13, en los que se engloban partidas como El Maquial, Rodeno, Garrut, Cassanya, Corral Blanc o Solanes.