El alcalde de Almassora, Vicente Casanova, envió ayer una carta al Subdelegado del Gobierno, Juan María Calles, para conocer si el Ayuntamiento debe continuar con las inversiones previstas para el nuevo cuartel de la Guardia Civil, y si se acepta la misma ubicación en la zona de Peris Agost, después de que el Gobierno central anunciara que no se construirá hasta el 2008.

Además, Casanova pide que se cierre el convenio existente entre el Ayuntamiento y la Dirección General. En el escrito, el alcalde señala en primer lugar que necesita conocer "si la Dirección General de la Guardia Civil acepta definitivamente la ubicación y las previsiones sobre plazos de construcción". La segunda petición busca saber "si se mantienen o no los acuerdos con directivos de la Guardia Civil, según los cuales el Ayuntamiento asumiría los costes de redacción del proyecto básico y de ejecución, para lo cual se dispone de una partida presupuestaria reservada para ese fin".

Concretamente, el equipo de gobierno ha reservado 60.000 euros para redactar el proyecto según las necesidades fijadas y el proyecto básico que ha sido aportado por la Dirección General de la Guardia Civil.