El edil de Hacienda, José Rubio, recordó que el equipo de gobierno encargó la auditoría al descubrir, a los pocos días de su toma de posesión, cuando todavía faltaba más de medio año para finalizar el ejercicio, que "numerosas partidas se encontraban sin fondos y que una gran cantidad de facturas estaban sin consignar".

La interventora del consistorio recomendó acudir a la Sindicatura de Cuentas para ahorrar los 72.000 euros que ha costado la auditoría.