Dar prioridad a la conservación del patrimonio histórico. El equipo de gobierno de l´Alcora ha tomado la decisión de cambiar la ubicación de las piscinas de verano a fin de proteger el yacimiento arqueológico de El Saltador, que apareció justo en la zona donde se iba a ejecutar la instalación deportiva.

Su emplazamiento definitivo, a no ser que aparezcan más restos arqueológicos, será la zona posterior del segundo campo de fútbol de l´Alcora, en dirección a la depuradora municipal, según avanzó el alcalde Javier Peris.

"De este modo, el yacimiento de la partida El Saltador, colindante a las pistas de frontenis y al polideportivo, se salvaría, y a su lado se realizaría el acceso a la zona deportiva que se pretende mejorar y ampliar", explicó al respecto Peris.

Como avanzó Mediterráneo, las obras de la piscina de verano ya habían sido asignadas por 119.000 euros a Construcciones Julio Paulo, S. L. pero la idea de inaugurarla el pasado verano se vio truncada por el resultado final de las catas.

Así pues, al igual que ocurrió entonces con los hallazgos que paralizaron las obras de la carretera l´Alcora a Sant Joan de Moró, este yacimiento paralizó la construcción de las piscinas.

En la excavación, que se ha prolongado tres meses, los operarios han encontrado diversos muros de un poblado romano que, cronológicamente, a falta de un estudio pormenorizado de los materiales recuperados, se sitúan entre los siglos II y V de nuestra era. Otro hallazgo destacado fue el enterramiento completo de una persona adulta.

También se localizó, por debajo de sus estructuras, un nivel de ocupación anterior, perteneciente al período ibérico final o tardoibérico --alrededor de los siglos II-I antes de Cristo--, donde fueron encontrados dos enterramientos infantiles en bastante mal estado de conservación, similares al descubierto en 1990 en el yacimiento ibérico de Montmir , también en el término municipal de l´Alcora.

La excavación ha estado codirigida por la arqueóloga Ana Oller y el director del Museo de Cerámica de l´Alcora, Eladi Grangel, quienes actualmente están preparando la memoria científica de los trabajos.