Hay que recordar que hace una década ya se produjo la alarma entre los agricultores porque se escapaban los toros de una ganadería ubicada en la zona. Pero esta explotación ya no existe y en su día fue denunciada por los agricultores por tener el vallado roto y facilitar así la salida irregular del ganado por los huertos de naranjos.