Cuando se asumió la calificación de paraje natural municipal del Clot de la Mare de Déu, las posibles actuaciones municipales en su entorno pasaron a depender en parte de la junta protectora. El concejal de Medio Ambiente, Juan Granell, no tiene decisiones propias, pues incluso para dotarlo de papeleras o bancos necesita un consenso.

El nuevo proyecto que piensa llevar a cabo en los terrenos adyacentes es una zona deportiva. La propuesta de Granell, dado que el Clot está siendo mayoritariamente utilizado por gente que pasea para mantenerse en forma, es ubicar elementos propios de un gimnasio, construidos en madera, y que den un cierto encanto a la Torre del Mar.

Este tipo de mobiliario deportivo está muy de moda en zonas medioambientales, mayoritariamente de montaña. Sin embargo, si realmente se consolida una zona deportiva al aire libre, al lado de un paraje como es el Clot, y dada la buena temperatura, se multiplicarán las visitas.

Para algunos, los más puristas en temas medioambientales, la afluencia masiva no tiene aceptación, pero dentro del respeto que estos parajes merecen, cuanta más gente disfrute del entorno y de las aportaciones municipales a la calidad de vida, más beneficios tendrán los burrianenses.