La voluntad de la Conselleria de Cultura, expresada ayer por su máximo responsable, Alejandro Font de Mora, es continuar con las obras en la iglesia de El Salvador de Burriana, a través del convenio firmado con la Diputación de Castellón hace tres semanas para invertir en distintas infraestructuras culturales.

El concejal del área, José Ramón Calpe, indicó que el principal interés de ambas administraciones estriba en poner en marcha cuanto antes el museo y archivo parroquial, que cofinanciaron la Diputación y el Ayuntamiento. Unas obras que están terminadas desde principios del 2001 y que siguen cerradas, lo que ha motivado su deterioro.

Deterioro que también presentan la nave principal y algunas capillas del Salvador --como la de la Mare de Déu del Roser--, debido a las humedades y grietas.

El museo está terminado desde febrero del 2001, que se firmó la recepción de obras del arquitecto, Francisco Taberner. Desde entonces, se está a la espera de que se redacte un proyecto museístico. Este edificio albergará el patrimonio cultural de la iglesia, que ahora se guarda en almacenes y bajos particulares, así como el legado que el cardenal Tarancón donó a la parroquia.

Uno de los principales problemas del inmueble es que no dispone de libre acceso, ya que la puerta principal está en el jardín de la actual abadía y mientras ésta no se derribe, hay que pasar por las dependencias de la iglesia para acceder al museo.