Las comisiones falleras vivieron una nit de plant con el montaje de las tradicionales Cruces de Mayo, con el añadido de que en esta actividad el fallero trabaja toda la noche en colaboración con las mujeres, que suelen encargase del monumento infantil. No faltan las comidas de pa i porta o las _ chocolatadas como la que ofreció el barrio l´Escorredor sobre las tres de la madrugada. Se trata de chocolate acompañado de coca de la reina, que elabora Fernando Vicent. Aunque mecánico de profesión, es un maestro con los postres caseros. La gastronomía estuvo en todas las comisiones y también se contó con la ayuda de grandes grúas. Hay cruces que difícilmente se podrían montar a brazos, cuando toda la estructura esta cubierta, algunas de ellas, con más de mil doscientas docenas de flores.

Las reinas visitaron todos los emplazamientos acompañadas de la correspondiente charanga. Pero, este fin de semana, los comerciantes celebran su feria, esperando que la fiesta de las cruces les lleve el ambiente deseado a los estand. Las comisiones falleras son el eje social de esta ciudad. Sus aportaciones en cualquier acto festivo en la ciudad de Burriana viene presidido de un gran esfuerzo personal y económico de los propios falleros.