El Ayuntamiento pretende que la fiesta de las Cruces de Mayo que realizan los falleros de esta ciudad se declare de Interés Turístico Nacional. Para ello deberían contar con la opinión de los falleros y aumentar la asignación económica necesaria para que las cruces mantengan una calidad estable. Otro de los problemas que tiene este fiesta es que las cruces menos espectaculares se montan en el centro de la ciudad. Son los barrios los que más interés ponen en esta fiesta, quizás porque hay más colaboración de falleros con oficios.

De los 18 premios que se concedieron ayer a las 34 cruces entre grandes e infantiles, únicamente una sociedad, la de Cazadores, consiguió un octavo premio en infantiles.

Ahora se está dando mucha publicidad a las cruces. Pero, cuando alguien de fuera de Burriana llega a la ciudad, puede irse sin ver las figuras más bonitas porque están en la periferia.