El responsable de la parroquia de la Mare de Déu del Niño Perdido, José Navarro, afirmó que estaba dispuesto a defender la verdad sobre sí mismo, así como "a secundar la voz de los pastores de la iglesia".

Mosén José Navarro añadió al respecto que "el secreto para lograr no perder la paz interior es saber que la verdad te asiste".

"A pesar de la imagen que se está dando de mí, he recibido un gran apoyo, tanto de numerosos enfermos del Hospital La Plana, en el que también realizó trabajos pastorales, como de parroquias de localidades vecinas como Burriana, el puerto de Burriana, Betxí y la Vall d´Uixó", apuntó Navarro.

Finalmente, Navarro sentenció: "Es difícil perdonar".