El secretario general del PSPV, Joan Ignasi Pla, responsabilizó ayer al Gobierno valenciano y al conseller de Territorio, Rafael Blasco, de la "política urbanística demoledora de los dos últimos años" por el "efecto llamada" generado por las leyes del conseller. Pla le culpó de no poner freno en estos proyectos e instó al Consell a "parar proyectos de alcaldes del PSPV si hace falta, en igual medida que los de municipios del PP".

Durante su conferencia 2007: Un futur per a tots, organizada por el Foro Social de Burriana, --cuyos máximos responsables son Rafael Usó y Miguel Ángel Bodí--, dijo que actualmente la Comunidad Valenciana "está marcada por una doble crisis política y económica, ésta última debido al fuerte endeudamiento público de la Generalitat y la pérdida de competitividad de nuestra economía, y la política provocada por un guerra interna del PP".

El líder socialista dijo que Burriana es importante para el PSPV y para cambiar esta situación cara al 2007. Para Pla, esta doble crisis provoca que "Camps y el PP hayan incrementado su opción victimista y de confrontación".

Por estos motivos, aseveró que la Comunidad necesita "un revulsivo y hoy la garantía es el PSPV" y destacó que que "Zapatero ha incrementado los presupuestos para las inversiones en esta Comunidad en un 240% para 2006, mientras Camps despilfarra en propaganda".