El futuro desarrollo urbano de la playa de Almassora se ha estructurado con unos criterios urbanísticos innovadores, en cuanto a diseño de calles y mobiliario urbano, que darán prioridad al peatón "y que incluso se van a aplicar en urbanizaciones aprobadas con criterios anteriores", explicó el concejal de Urbanismo, Enrique Brisach.

Así, todo el entramado urbano se ha configurado con calles anchas en las que se cumplirán las normas de accesibilidad. Habrá cuatro accesos hasta el litoral --caminos La Mar, Ben-Afeli, Catalans y Om Blanc--, espacios dotacionales y zonas verdes, e incluso se proyecta un futuro bulevar que servirá de límite entre los nuevos urbanizables y el terreno que todavía es rústico.

En general, las calles serán de 10 metros, con aceras de 1,5 metros --distancia de accesibilidad que ahora no se cumple-- y 2 ó 2,5 metros, con mobiliario urbano, en función de la anchura o las posibilidades de aparcamiento. En zona urbana consolidada también habrá de ocho metros.

El edil popular recordó que para el próximo verano se van a consolidar los caminos Om Blanc y Catalans como unidireccionales, con zona de paseo con acera ancha y "sólo habrá aparcamientos donde, una vez reservadas zonas peatonales, se puedan habilitar". A largo plazo, con la apertura de calles transversales, se ampliarán aceras en Ben-Afeli y Camí La Mar.

Asimismo se proyecta un bulevar o gran avenida para distribuir el tráfico a través de las conexiones de calles. La idea es que tenga 40 ó 50 metros, dos carriles, aceras de cinco metros y un andén central de paseo con aparcamientos a ambos lados.