El pabellón polideportivo municipal de Cervera acogió durante el fin de semana la III Fira de Nadal, organizada por el Ayuntamiento. Un extraordinario escaparate que ayuda en buena medida a preparar las entrañables fiestas de Navidad.

Productos cerámicos, tallas de madera con el Nacimiento como protagonista, turrones caseros, charcutería tradicional, plantas ornamentales, pastas caseras, centros de mesa, entre otras muchas cosas más que tienen como denominador común la Navidad.

El alcalde, Antonio Lluch, destacó el carácter tradicional de la Fira. "Se trata de una iniciativa que pretende ayudar a preparar la Navidad no sólo a los vecinos de Cervera sino también a todos aquellos que nos visitan con productos puramente artesanales en su mayor parte", señaló. A cerca de cómo surgió la idea, dijo que "pasa como en todo, varios vecinos del municipio se animaron un día y montaron varias paradas en la plaza Mayor con motivo de la Navidad". "El segundo año se sumaron otros tantos que nos hicieron ver que la propuesta tenía futuro como queda reflejado en su tercera edición", afirmó. En esta línea, también se pronunció el concejal de Cultura, Adolf Sanmartín. "Hemos pretendido que sea una Fira muy tradicional en la que participen, además, algunas asociaciones de la localidad como las amas de casa, entre otras", añadió el edil de Cultura.

Por otro lado, anunció otro de los atractivos de estas fiestas en Cervera como es el tradicional belén viviente que se celebrará el viernes 23 de diciembre en la plaza Mayor. Una iniciativa en la que participa, prácticamente, todo el pueblo. "Son varios los meses que llevamos trabajando en el Belén viviente", concluyó Sanmartín.