El Instituto de Educación Secundaria (IES) Benigasló de la Vall d´Uixó continúa todavía con luz provisional de obra, dos años después de su inauguración, circunstancia que ha motivado que un alumno con movilidad reducida, matriculado en junio, opte por trasladarse a otro centro, ante el riesgo de fallos del ascensor por falta de potencia eléctrica.

En cuanto al estudiante afectado, este ha tomado la decisión al ver, poco antes de iniciarse el curso, que podría tener problemas para poder desplazarse por el mismo. La directora del centro, Francisca Martínez, notificó a la Conselleria de Educación en el mes de julio la necesidad de que el edificio debía contar con el permiso de potencia eléctrica normal, con lo que se garantizaría un suministro adecuado y el correcto funcionamiento del ascensor de este edificio.

Al respecto, Martínez confirmó que, a punto de comenzar las clases, y ante la falta de actuación de la Administración, también el inspector de Educación recomendó hace unos días al alumno con discapacidad un cambio de IES en la misma localidad, cuestión que al final la familia y el joven han aceptado.

Si bien es cierto que el ascensor en estos momentos funciona, la falta de potencia eléctrica adecuada podría provocar fallos en caso de saturación de la red.

Para solucionar el tema de la electricidad, desde la dirección del IES apuntaron que "el Ayuntamiento de la Vall d´Uixó, pese a no tener competencias en esta materia, ha apoyado en todo lo posible al nuevo instituto, por lo que ante esta nueva situación la concejalía de Urbanismo envió a técnicos municipales para realizar un informe sobre el estado del centro que fue remitido a Ciegsa".

Hay que resaltar que el AMPA del instituto ha criticado en numersas ocasiones las deficiencias que sufre el centro. La presidenta del colectivo, Mª Jesús Morales, criticó las barreras arquitectónicas de las escaleras en la entrada principal del edificio, el uso de luz con permiso provisional, la falta de la cédula de habitabilidad y las malas condiciones de las vallas, tras haber sufrido diversos actos de vandalismo.

A juicio de Morales, la Conselleria de Educación "se lava las manos, ya que declina la responsabilidad en Ciegsa, que sigue sin resolver estos problemas". Además, agregó que la asociación no descartan realizar protestas a lo largo del curso.

Por su parte, desde la Conselleria de Educación apuntaron que "es competencia de los ayuntamientos, cuando ceden la parcela para un centro, urbanizarla con los servicios de luz y agua". Y añadieron: "Tras ver que el consistorio no asumía su responsabilidad, Ciegsa ha decidido solicitar el alta de luz a Iberdrola, y en muy breve se recibirá la autorización".