La remodelación de la plaza de la Iglesia dará comienzo a mediados del próximo mes de octubre, una vez superada la temporada estival y las fiestas patronales, que se iniciarán el 29 de septiembre. El proyecto de mejora de la plaza, ubicada en el casco antiguo, contempla la instalación de mobiliario urbano desmontable, para facilitar el uso de este céntrico espacio, adaptándolo así a las necesidades turísticas del municipio.

De hecho, la plaza de la Iglesia ha sido a lo largo del verano uno de los centros más importantes de la cultura de Oropesa, además de escenario de festivales de música como Nits de Música, el Orfim u Orpesa fa Jazz. Un entorno privilegiado que el año que viene ofrecerá otro aspecto, debido a los diferentes trabajos que se han incluido en el proyecto de remodelación. En concreto, la intervención, según anunció el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Oropesa, Tomás Fabregat, consistirá básicamente en enterrar los cables de las líneas eléctricas y de telefonía, además de colocar pavimento de adoquín y mejorar los muros de contención.

Una serie de elementos de renovación que, en opinión de los técnicos y responsables municipales, dotarán a la plaza, centro neurálgico del casco antiguo de Oropesa, de una imagen mejorada de cara a los vecinos y visitantes, redundando en un mayor encanto del centro histórico. Además, Fabregat, junto con el concejal de Cultura, Juan Manuel Millares, ya adelantaron en su día que una de las principales ideas que se manejan para la remodelación del entorno es que los elementos de mobiliario urbano, como los bancos, serán desmontables para facilitar la organización de actos culturales.

Para esta remodelación urbana, el consistorio de Oropesa invertirá un total de 280.000 euros. Las obras tienen un plazo de ejecución máximo de cuatro meses y medio, por lo que se prevé que hayan finalizado en el mes de febrero del 2007.