Las obras del colector de aguas pluviales, situado en la zona norte de la playa de Almassora, cuyo fin será recoger las aguas en parte de la zona inundable de Ben-Afeli y bombearlas por la acequia Mitjera, estarán acabadas entre finales del mes de octubre o principios de noviembre.

Al menos, estas son las previsiones que manejan la ingeniería Intercontrol y la firma Franjuán que ejecuta los trabajos y así se lo transmitió ayer al portavoz municipal, Luis Martínez. De este modo, un tercio de la zona de playa que más sufre las consecuencias de las inundaciones ya estará cubierta para los temporales este invierno. No obstante, quedará desprotegida durante todo este mes de septiembre y octubre, que suele ser una época de fuertes lluvias.

LA ACTUACIÓN El tubo de drenaje de salida al mar ya está acabado, mientras que los colectores lo estarán a finales de octubre. La actuación comprenderá la reposición del asfaltado de la zona, que ha estado todo el verano con las zanjas a medio terminar, y con vallas de protección en viales como Illes Columbretes y Balears, circunstancia que ha provocado alguna queja vecinal durante el estío. Para la misma época se prevé el final del tramo de conexión de Ben-Afeli, donde se ha habilitado un ramal específico que conectará con el colector trasero, debido a los problemas que presenta esta zona que, con las lluvias caídas la noche del martes, ya se inundó.

Cabe recordar que las primeras previsiones que los responsables de la empresa comunicaron a las autoridades municipales al inicio de los trabajos apuntaban a que estas obras podrían estar acabadas este mes. Martínez apuntó que el mes de retraso se debe "a las dificultades que se han encontrado en el terreno para ejecutar los trabajos por la proximidad del nivel freático y el paso de servidumbres de agua potable y alcantarillado". Desde Intercontol aseguraron al edil que se hará todo lo posible para que estén en marzo.

TRASLADO DE ESTACIÓN Respecto al colector situado más al sur, que recogerá las aguas de toda la zona del Xopar, señalar que a lo largo de este verano se han incluido algunas novedades. La bomba de impulsión comenzará a construirse de manera paralela a la de Pitillo. El concejal de Urbanismo, Enrique Brisach, señaló en primer lugar que el colector que afecta a este tramo, definitivamente, discurrirá por el muro, tal como se contemplaba en el proyecto inicial. En segundo lugar, anunció que durante los meses de verano se ha trabajado en rediseñar la estación de bombeo, que tendrá más potencia para que pueda recoger las aguas pluviales de la nueva zona urbana del Sunpor-5.

Por otro lado, la instalación no se ubicará en la zona verde del mercado sino que se trasladará a un punto entre el solar del mercado, la avenida Mediterránea y una pequeña zona verde que se ubicará en el Sunpor-5. "Lo más novedoso es que lo que hoy es Mediterránea se convertirá en un paseo peatonal y a unos metros se construirá la nueva avenida para vehículos", informó Brisach.