Con esta obra, el Ayuntamiento pretende subirse a la vanguardia del diseño urbanístico con el novedoso proyecto de José Durán. Lo más destacado del diseño es que el pavimento será porcelánico de varios colores.

Para ello, el arquitecto colabora con el catalán Toni Cumella, creador de las piezas del Pabellón Español en la Expo de Japón. El proyecto tiene la intención de generar un recorrido a través de seis burbujas de colores que afectará también a la iluminación de toda la vía pública.