En una reunión convocada por el Ayuntamiento para explicar el proceso de las obras en la calle San Vicente, el concejal de Vía Pública, Francisco Isach, informó a los vecinos que la vía será peatonal, con una limitación de accesos a los propietarios de viviendas y de comercios, así como para la carga y descarga. Asimismo, Isach dio a conocer que hoy quedará abierta la entrada al aparcamiento en superficie de la terraza Payá por la calle El Raval, lo que permitirá una mayor accesibilidad al recinto. El edil, acompañado por el alcalde de Burriana, Alfonso Ferrada y el ingeniero municipal, José Luis Monfort, explicó que el proyecto de la calle corregirá los desniveles actuales, que provocan humedades en varias zonas, así como la canalización de aguas pluviales y alcantarillado.

Por su parte, Ferrada pidió a los vecinos que aprovechen las obras para realizar las conexiones de gas natural a sus viviendas o para conectar con cualquier registro del subsuelo. Y es que, según informó, una vez concluyan las obras se establecerá una prohibición de un mínimo de dos años para todas aquellas actuaciones que supongan la apertura de zanjas.