La población de Onda cumplió ayer con las expectativas de participación de la Fira de San Miguel, que celebra su quinta edición y se ha convertido en el punto de encuentro de ondenses y centenares de visitantes.

Este acontecimiento social y comercial promovido, por el Ayuntamiento, ofreció ayer un desfile de los caballeros templarios de Castellón por el centro.

Posteriormente, en la feria ganadera, se exhibieron caballos de pura raza española y cruzados, en la explanada contigua a la Perera, donde se hallan también burros y vacas, a la venta.

Por otra parte, en la plaza del Almudín tuvo lugar el espectáculo de la compañía Pauet, que puso en escena Calla, no digas nada, para deleite de los más pequeños. Además, el estand municipal siguió repartiendo vídeos promocionales de la población y una guía gastronómica de todos los bares y restaurantes locales.

La feria termina hoy, con un concurso nacional canino, otro territorial de doma vaquera, talleres de artesanía y despedida de los artesanos, comerciantes, restauradores y ganaderos.