El párroco de Figueroles, José Pascual Font Manzano; y el vicario de la localidad, José Aparici Centelles, se despiden hoy de los fieles de la parroquia de Sant Mateu Evangelista, después de que el obispo de la diócesis, Casimiro López, haya decidido su traslado a otras poblaciones.

De este modo, mosén Font pasará a desempeñar su ministerio pastoral como adscrito a la iglesia Arciprestal de Sant Jaume de Vila-real. Por otro lado, mosén Centelles, quien también estuvo como párroco en Costur, se incorporará en breve como cura de la iglesia de Vilafranca.

Cabe destacar que ambos traslados corresponden a los primeros nombramientos del obispo tras su llegada a la diócesis.