El Ayuntamiento de Almassora quiere reimpulsar la peatonalización del casco antiguo de la localidad, la Vila, a partir del próximo año, según apuntó a Mediterráneo el alcalde de Almasora, Vicente Casanova.

Cabe señalar que el primer paso para dar a esta zona del casco urbano una configuración peatonal tuvo lugar a principios de la actual legislatura, con la adecuación de la calle Sant Antoni, que accede al colegio Cisneros, con adoquines de granito cortados de manera irregular.

Pese a que entonces se apuntó que el proyecto de peatonalización iba a continuar por las calles transversales a esta, que desembocan en el Darremur, la idea que se baraja en estos momentos por parte del consistorio es, según el primer edil, "continuar por la calle San Joaquín --conocida por los vecinos como Carrer Damunt--, como continuidad a las obras de remodelación del vial de Trinidad".

PASEO HASTA LA IGLESIA Cabe señalar que el tramo comprendido entre la calles Colón y Alcora, que es por donde se iniciarán las obras de Trinidad, contempla un tipo de tratamiento unicamente peatonal "que enlazará con un paseo exclusivo para peatones hasta la plaza de la iglesia", declaró el primer edil Casanova.

De este modo, el alcalde señaló que únicamente los vehículos de los residentes podrán tener acceso al recinto, de manera que se paliará el problema de excesiva velocidad de coches y motocicletas que circulan por la zona, así como el de los mal aparcados sobre la acera.

Asimismo, se mejorará el aspecto estético del núcleo medieval de la localidad, "que se completa con la rehabilitación del antiguo ayuntamiento, las fachadas de la Natividad, todavía en ejecución, y las mejoras realizadas en el museo y la sede de las amas de casa".

Todo apunta a que el plan de peatonalización seguirá entonces por las calles transversales, muy estrechas, y que por lo tanto, no suponen un problema de pérdidas de plazas de aparcamiento en la zona. La peatonalización de la calle San Vicente o Carrer Major se ejecutará en último lugar, según Casanova, por cuanto se trata de la principal zona de aparcamiento de la vila. "Hasta que no tengamos resuelta la cuestión del aparcamiento en la zona", manifestó.

Cabe señalar que el problema de espacio para aparcar ya fue objeto de diálogo entre los vecinos de la asociación de la Vila y el consistorio hace dos años. Así, se plantearon varias soluciones, como dejar como párking las dos plazas o bien destinar un solar situado en las afueras.