Hace cuatro años, la labor de los forenses sobre dos tumbas halladas en los 90 en el Mas de la Perera permitió determinar el estudio de seis personas que podrían haber vivido durante los primeros momentos islámicos, aunque descendientes de los cristianos. Otro hallazgo importante ha sido el del yacimiento funerario del Mas de Querol.