El expediente abierto a un delegado sindical de la Policía Local, Ramón Soriano, centró la controversia en el pleno celebrado ayer en Benicarló. El alcalde, Enric Escuder, respondió a la pregunta formulada la semana pasada por la oposición, eludiendo dar detalles sobre este caso. "No soy el juez ni el instructor del expediente, por lo que prefiero no hablar de este asunto para no crear interferencias", dijo Escuder, quien acusó al Partido Popular de "usar de forma partidista" este conflicto. El alcalde también justificó el origen de este expediente --el nuevo reparto de funciones de seguridad ciudadana entre Policía Local y Guardia Civil-- aludiendo que de esta forma se puede mejorar la atención a los ciudadanos.

Desde el Partido Popular, su portavoz, Marcelino Domingo, calificó la contestación de Escuder de "patética", añadiendo que el alcalde "no debería permitir" que desde la Subdelegación del Gobierno se marcaran las funciones que debe desempeñar el cuerpo de la Policía Local.