El alcalde de Almassora, Vicente Casanova, y el concejal de Hacienda y Personal, Juan Cantavella, presentaron ayer el primer borrador del presupuesto del próximo año, que alcanzará los 27,7 millones de euros.

Unas cuentas en las que el primer edil confirmó que no reservan ninguna partida para pagar a los afectados por las expropiaciones del Plan de Reserva de Suelo de la avenida de la Generalitat, que recurrieron al Tribunal Supremo, tal como denunciaron los representantes de la oposición Santiago Agustí, del PSOE; y Xavier Trenco, del Bloc, y que podrían superar los 8 millones de euros en virtud de los cálculos efectuados por el socialista.

Respecto a las inversiones, que como avanzó ayer Mediterráneo ascenderán a 9,5 millones de euros, hay que destacar que dos de los grandes proyectos: el nuevo campo de fútbol, cuya construcción recibirá poco más de un millón de euros; y la calle Trinidad, dotada con 1,1 millón de euros, ya se contemplaban en las cuentas del 2006. Además su ejecución aún no ha comenzado.

En referencia a los pagos de la avenida Generalitat, Casanova declaró que desde el equipo de gobierno se ha reclamado al alto Tribunal una aclaración de la sentencia. "El dinero se incorporará cuando la sala de lo Contencioso Administrativo diga cuánto hay que pagar", dijo. De este modo, se refirió al presupuesto como una herramienta de gestión que más adelante se puede ajustar a estos pagos. En cualquier caso, dijo: "Me parece sorprendente que ahora se hable de negociar, los vecinos no aceptarán cobrar menos dinero del que dicte el tribunal y tampoco podemos pagar más".

Además, apuntó que se estudia la cesión de suelo como una manera de hacer frente a los costes para acatar la sentencia.