Hasta el pasado 2005, las mujeres de Sant Joan de Moró no tenían derecho a recibir el tradicional rotllo de Sant Antoni, que tan solo se repartía a los hombres y los animales que salían en el desfile del santo. Dos años después, tras ver satisfecha su reivindicación, habrá, por primera vez, mujeres en la organización de la fiesta. Mañana, se reunirán para cocer en los tres hornos locales los 4.000 rotllos de este año. J. N.