El proceso de revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Benicarló planteará la posibilidad de programar como urbanizables una serie de terrenos de la zona norte y el Barranquet, que hasta ahora se encontraban condicionados por su emplazamiento. El alcalde, Enric Escuder, mantuvo una reunión en la Conselleria de Territorio y Vivienda, en la que se estableció como aceptable esta posibilidad. Para Escuder, este acuerdo "aligera en buena manera el concierto previo del plan", ya que los propietarios de esta zona "ya no tendrán la sensación de que sus propiedades valen menos que las de sus vecinos".

Mediante la fórmula planteada por la empresa redactora del nuevo PGOU --Territorio y Ciudad-- se establece que las zonas afectadas por la Ley de Costas y el Patricova --el plan de prevención contra inundaciones de la Generalitat-- puedan entrar en la reparcelación. Así, conseguirán un aprovechamiento urbanístico y el abono de una cantidad en concepto de cuotas de urbanización. Una situación que, según el alcalde, "supone una buena noticia para todos los vecinos".

Una serie de terrenos de la costa norte --en las partidas de Riu, Surrach i Aiguaoliva-- tenían este problema. Del mismo modo, propiedades contiguas a la Rambla Alcal (el Barranquet) estaban afectadas por el Patricova. Ahora, según Escuder, "cuando se cumplan las condiciones para ser aprobados como urbanizables, los terrenos se podrán ejecutar sin necesidad de tener que modificar el plan general". Y es que, con la medida acordada, todos los solares de la zona adquieren la misma condición.