La ciudad de Morella estallará hoy en fiestas. Las celebraciones en honor a San Roque, que cada agosto inundan las calles morellanas, comienzan con la danza de Els Pelegrins, los primeros protagonistas de las celebraciones.

Esta danza está formada por 22 niños. Hasta 1953, los componentes eran solo los niños, pero, actualmente, la mitad ya son niñas. El nombre de Els Pelegrins viene dado por su indumentaria, fiel copia del hábito que vestían los peregrinos de Santiago a la Edad Media.

Con túnicas oscuras adornadas de conchas marinas, un sombrero, un bastón con flores y la tradicional calabaza, los danzantes recorren las principales calles de la ciudad al ritmo de los tambores. A medida que avanzan, realizan los llamados caracoles, unos bailes en los que los niños se van entrelazando. Además, cada niño se aprende una poesía relacionada con críticas a la localidad, que van recitando a lo largo del recorrido de la danza.

Los encargados de preparar a los niños para la danza son los quintos de cada año, en este caso, la Quinta del 2007. Ellos realizan una tarea nada fácil, ya que la edad de los protagonistas va de 6 a 9 años.

Los primeros días, cuando Els Pelegrins no tienen muy controlados los movimientos ensayan en el patio del antiguo instituto, y cuando ya bailan con normalidad, muestran la danza ante los ojos de los curiosos que pasean por La Alameda.

Ellos serán los protagonistas este fin de semana y darán paso a los actos taurinos de los próximos días.