Primera jornada atípica de actos taurinos en las fiestas de Benicarló. El encierro se alargó más de tres horas, debido a los problemas para que las reses llegaran a su destino, lo que se complicó todavía más por un toro que resultó muerto. Una situación que requirió de la certificación de la muerte por un veterinario, así como el transporte del animal muerto. Las primeras hipótesis apuntan a que el toro falleció por problemas cardíacos.

Por otro lado, en el día de ayer se inauguró la LXII muestra de productos del campo, con la presencia del secretario autonómico de Agricultura, Vicente Riera.

El representante de la Generalitat ofreció su apoyo a la creación de un museo del campo.

Los más pequeños fueron los reyes de la tarde con el circo de Shanghai, mientras que la plaza Constitución volvió a recibir a más de 2.000 personas en el tradicional sopar de pa i porta.