Ares del Maestrat celebra sus fiestas patronales en honor de Santa Elena y San Bartolomé. Son días de reencuentros esperados. Viejos amigos se reúnen y varias generaciones se dan cita en la misma casa de sus antepasados. La tradición, la devoción y la fiesta se combinan con la gastronomía y el arte. Es el Ayuntamiento de la población el encargado de organizar los festejos, pero siempre encuentra la colaboración de las asociaciones del pueblo. En este sentido, este año, la Peña Taurina de Ares, la Asociación de Mujeres, Amics de les festes populars de Ares, la Asociación de Jubilados y los Quintos del 2007 han contribuido, con sus aportaciones, a hacer un programa muy completo. Toros, bailes, concursos gastronómicos, cine y teatro- En definitiva, fiestas populares hasta el sábado, 25 de agosto, para todos los públicos y para contentar todas las aficiones.

CULTURA

Las fiestas de Ares enlazan con un programa cultural que durante julio y agosto, bajo el paraguas Naturares, nos ha permitido conocer mejor el patrimonio natural y cultural de esta localidad. El pasado domingo muchos pudieron disfrutar con la ruta que enlaza los cinco molinos harineros que conserva Ares del Maestrat. Fue casi el cierre de un proyecto que se ha detenido en la Nevera Medieval, para explicar el comercio del frío en estas tierras; que ha paseado bajo sus árboles monumentales y entre las masías del termino que fueron piezas básicas en el doblamiento disperso. Un programa que ha permitido resaltar la importancia de las pinturas y cuevas prehistóricas que guarda Ares como los mejores ejemplos de arte rupestre levantino. Prestando también atención a oficios que se mantienen a duras penas por la dureza del clima y el oficio mismo. En este último apartado merece especial atención el oficio del pastor. Julio Bayot, ganadero de Ares, acompañado por su ayudante la perrita pastora campeona Espuria, ofrecieron todo tipo de detalles a quienes quisieron seguirles en una de sus jornadas por el campo. Precisamente también durante estas fiestas la pareja Bayot-Espurna tiene prevista una demostración en el arte del pastoreo con ganados de ocas.

La buena gastronomía de la zona también ocupa un lugar destacado durante los festejos y son varios los concursos y muestras que se celebra estos días: desde el típico concurso de paellas, pasando por otros no tan vistos como el de alioli, dulces o tortillas. Los productos de la tierra comparten protagonismo con las sardinas y la sangría.