El próximo miércoles se constituirá de manera oficial la mesa de trabajo que ha de estudiar la situación en la que se encuentra el municipio de Benicàssim tras la aprobación de la Zona Acústicamente Saturada (ZAS). Así lo ha confirmado el concejal delegado del área, Ramón Álvarez, quien ha querido dejar bien claro la importancia de este encuentro "puesto que es necesario que vayamos todas las partes afectadas de la mano a la hora de hacer el seguimiento de este asunto".

Álvarez ha reiterado que el equipo de gobierno "está abierto a estudiar cualquier propuesta ideada por los empresarios o los afectados, pero antes que nada todos tenemos que tener las cosas mucho más claras; esta mesa es la que nos permitirá trabajar unidos".