El tramo del río afectado por la suciedad es un espacio muy usado por los vecinos, habitualmente para pasear a los perros, lo que ahora no puede hacerse, por la cantidad de arbustos y árboles que han crecido. El vecindario señala que "es una auténtica lástima que esto esté así aunque, por fortuna, no ha habido fuertes lluvias que dañaran este paraje".