El PP de Benicàssim ha cuestionado el "progresismo del que hace bandera el tripartito" que preside el alcalde, Francesc Colomer, y que en el último pleno votó en contra de una moción popular que pedía una bajada del tipo que grava el IBI para que los ciudadanos no tengan que asumir en el 2008 una subida de la contribución del 10%.

La portavoz del PP, Susana Marqués, explicó al pleno y a los vecinos que se dieron cita en la sala que, para paliar los efectos de la revisión catastral, es necesario que antes del 31 de diciembre se modifique la ordenanza del tipo que grava el impuesto, como se hizo el año pasado, pasando del 0,76 al 0,63. "Esto es algo que ha permitido que muchos vecinos ni siquiera adviertan el aumento que ha conllevado la revisión catastral del Ministerio de Hacienda, ya que el Ayuntamiento ha percibido unos ingresos acordes a la subida del IPC", indicó. Según Marqués, "es una prueba más de esa otra forma de gobernar de la que tanto presumen y que va a eliminar de forma progresiva la tasa de basuras".