El Ayuntamiento de Onda ha conseguido que la Conselleria de Infraestructuras y Transportes reasfalte la carretera hacia Ribesalbes y el tramo hasta Artesa de la conexión a Tales.

De esta manera, las salidas hacia el norte y el oeste presentarán un nuevo aspecto, sin baches, con asfalto y señalización horizontal nueva. Tras la reunión mantenida el 28 de enero entre el alcalde, Enrique Navarro, y el teniente de alcalde de Urbanismo y Medio Ambiente, Juan Miguel Salvador, con el secretario autonómico de Infraestructuras y Transporte, Victoriano Sánchez-Barcaiztegui, este se comprometió a realizar estas actuaciones. También les informó que la Conselleria licitará próximamente las obras del nuevo acceso de la autovía CV-10 a la carretera Vila-real-Onda, según la propuesta municipal que se hizo en su momento. Así, habrá un acceso directo desde la autovía hasta la CV-20, sin pasar por la rotonda elevada, ni tampoco por dentro del apeadero de Betxí.

"Con el secretario autonómico de Infraestructuras y Transporte repasamos el mantenimiento de las carreteras, que es su competencia, pero no la puesta a punto de los caminos rurales, responsabilidad de las consellerías de Agricultura y de Medio Ambiente", según matizó Salvador.

El edil resaltó el éxito de la colaboración entre administraciones y añadió que "además, las obras servirán para evitar que se encharquen las aguas cuando llueve en la zona junto a la rotonda de la avenida Espadà".