Andrés Jiménez, presidente del Aula de Natura, siempre quiso ser maestro. Pero, como sucedía a menudo en los años sesenta, era hijo de una familia numerosa de emigrantes, "y a los 14 años ya estaba trabajando". Jiménez recopila datos con amabilidad, con el cariño de quien ha dedicado mucho tiempo a la creación de un colectivo que, actualmente, realiza una actividad constante en Vinaròs, en todo aquello relacionado con el senderismo, el contacto directo con la naturaleza y, sobre todo, que enseña a respetar el entorno inmediato.

El Aula de Natura nació en 1992 del seno del centro de formación de personas adultas Llibertat. En 1997 el grupo de personas unidos por la ecología entró en la Federació d´Escalada i Esports de Muntanya de la Comunitat Valenciana. Primero escribían artículos sobre ecologismo en prensa pero y, poco a poco, pasarían a incluir actividades de senderismo y alpinismo. "Empezamos a realizar salidas al Himalaya, a África y a Suramérica. Y ahora, básicamente, nos dedicamos a programas rutas senderistas", señala Jiménez.

Para el presidente del Aula de Natura, las actividades que se programan sobrepasan el ámbito puramente deportivo o de entretenimiento y tienen efectos, incluso, terapéuticos. "Durante 17 años ha habido hasta matrimonios que estaban a punto de separarse y que en el senderismo han encontrado nuevos puntos de apoyo para su relación, y también hay gente que desconocía que le gustaba la montaña y actualmente practican alpinismo", afirma.

Los rincones más recónditos de Vinaròs, la Serra d´Irta o de Els Ports no escapan a los integrantes de esta activa entidad sociodeportiva vinarocense.