El trazado del AVE por la ciudad de Burriana ya es definitivo y pasará pegado a las naves del polígono de Carabona.

La sala de lo contencioso-administrativo de la Audiencia Nacional desestimó hace unos meses el recurso presentado contra el trazado, a su paso por Burriana, y el Ayuntamiento ha declinado recurrir al Supremo.

Una muestra de que el trazado ya es el definitivo son los trabajos para el estudio geotécnico del terreno que inició ayer, a la entrada del polígono, la empresa Tecnasol F.G.E., que ya participó en la llegada del AVE a la estación de Sants de Barcelona y tramos del AVE entre Barcelona y la frontera francesa. En este punto, junto a Carabona, hay que construir una importante obra de ingeniería elevada para el paso del AVE por encima de la CV-18.

En la propuesta inicial del Ministerio de Fomento, a principios del 2003, para sorpresa del equipo de gobierno, oposición y técnicos municipales, la línea del AVE pasaba por encima del polígono de Carabona, a consecuencia de que no habían empleado una cartografía correcta en el diseño del trazado. Este problema lo solventó el Ministerio con la publicación de la declaración de impacto ambiental publicada en el BOE en junio del 2006, trasladando el trazado 75 metros hacía el este, lo cual situaba la vía justo en el límite donde terminan las naves de Carabona, desoyendo de este modo la propuesta planteada por el Ayuntamiento de unir el trazado al de la vía de ancho ibérico.

Eso forzó que, en noviembre del 2006, la corporación municipal acordara por unanimidad presentar un recurso contencioso-administrativo en el que se argumentaba que "es una contradicción que se ajuste el trazado a la vía ferroviaria existente a su paso por la desembocadura del Mijares para proteger a la fauna que allí habita, y en cambio no se respeten los derechos de los vecinos". El mismo recurso afirmaba que el estudio aprobado era nulo de pleno derecho al haberse dictado prescindiendo de cartografía actualizada. También se apuntaba que causaba sorpresa ver que el agrupamiento de vías solo se producía dentro del término de Vila-real, manteniéndose la doble barrera a partir del término de Burriana.

Una reunión en Madrid, a la que asistieron todos los grupos municipales en diciembre del año 2006, ya hacía presagiar que no se iban a producir cambios. Desde Fomento les trasladaron que estudiarían la alternativa que proponía la Generalitat y que modificaba el trazado entre Almenara y Vila-real, pero ya advertían de que no eran muy partidarios de realizar modificaciones, puesto que en su opinión sería dar marcha atrás.