Las celebraciones falleras de la provincia también notarán los estragos de la crisis económica. Y es que, pese a que el presupuesto de los monumentos ya se cerró una vez finalizadas las Fallas del 2008, las comisiones se verán obligadas a recortar gastos en otras partidas para compensar.

La disminución de la publicidad y de las aportaciones de comercios y empresas, que patrocinan actividades varias o el tradicional libro de actos, ha repercutido directamente a las arcas de las comisiones, obligadas a reducir costes y a buscar más fuentes de financiación. Tal y como señala la presidenta de la Junta Fallera de la Vall d´Uixó y edila de Fiestas, Sara Sorribes, "cada vez cuesta más conseguir publicidad y ayuda del comercio porque todos están notando la crisis y nos ha afectado. Pero intentaremos, al menos desde la Junta, mantener los actos". Por su parte, el presidente de la Junta Local de Burriana, Francisco Isach, indica que "los gastos se congelarán, no pueden incrementarse porque además los consistorios también han notado la bajada de ingresos y no podrán ayudar tanto".

David Marzal, de la falla El Caduf de Benicarló, una de las que más presupuesto maneja, confirma esta tendencia: "Los patrocinadores se reducen y está claro que los festejos disminuirán su presupuesto de donde sea".

Lo que sí que se prevé es que la partida dedicada a los monumentos del 2010 se rebaje considerablemente. Tal y como indica el presidente del gremio de artistas falleros de Burriana, Sergio Edo: "De momento se ha mantenido, pero cara al siguiente año con toda probabilidad nos pedirán ajustar los precios".

Esta fiesta en Benicarló sufrirá las mismas consecuencias. El secretario de la Junta Central Fallera, Pedro Manchón, asegura que "los monumentos no se verán afectados en el 2009, pero otros gastos sí, como por ejemplo los montajes pirotécnicos, flores o regalos. Es muy probable que en el 2010 los artistas tengan que reducir los presupuestos".

CALENDARIO DESFAVORABLE. Otro hándicap al que se enfrenta el mundo fallero es el calendario, ya que San José caerá en jueves, por lo que solo habrá un fin de semana festivo y, por tanto, la recaudación de los casales será menor, "a no ser que se adelante la plantada y la apertura de estos espacios", indica Manchón.

Las formas de financiación de una falla son el consumo que se haga en los casales de bebidas y comidas, la cuota de los miembros, la venta de lotería o la publicidad. Manchón indica que "hay una esperanza en que el consumo se mantenga porque ofrecemos precios muy populares". Otra de las previsiones es que la venta de lotería, que se ha disparado en Castellón este año por la desaceleración y la búsqueda de dinero, aumente.

LAS CUENTAS. Por otro lado, pertenecer a una falla puede costar al año unos 300 euros por persona, dependiendo del nivel del monumento, los trajes y demás gastos, que los falleros se replantean reducir. Según apunta desde Benicarló Marzal, "hay familias que tienen varios socios en la comisión y ya no pueden hacer frente a tanto coste, con lo que recortarán ellos también". Isach, de Burriana, recuerda que el trabajo de todo el año "ayuda a ahorrar, por ejemplo, los miembros de las fallas trabajaron en verano para las carrozas de la pasada cabalgata".

Las monumentales fallas de la sección especial de Valencia también están notando la crisis y, pese que para el 2009 manejarán presupuestos astronómicos, las perspectivas para el 2010 no son tan favorables. Esto afectará a artistas falleros de la provincia, ya que el año pasado 20 creadores de Burriana trabajaron para estas comisiones.